¿Qué son los factores de crecimiento epidérmico?

¿Qué son los factores de crecimiento epidérmico?

Los factores de crecimiento epidérmico o EGF (Epidermal Growth Factor, por sus siglas en inglés) son proteínas naturales que se encuentran en nuestro plasma y cumplen una serie de tareas para mantener una estructura saludable de la piel mediante la promoción de la regeneración celular: estimulan el crecimiento, la proliferación y diferenciación de las células de la epidermis. Cuando nuestra piel es joven tiene grandes poderes de recuperación, pero a medida que envejecemos nuestros niveles de factores de crecimiento se agotan, lo que conlleva a que nuestra piel tenga más dificultades para reparar los daños y los signos visibles del envejecimiento.

Estas proteínas naturales desempeñan un papel fundamental en el mantenimiento de la firmeza y la elasticidad de la piel. Existen más de 60 tipos de factores de crecimiento aparte del EGF, como los factores de crecimiento nervioso o los de crecimiento plaquetario. Su descubrimiento se lo debemos a la investigadora Rita Levi-Montalcini, que por ello recibió el Premio Nobel de Medicina en 1986, compartido con Stanley Cohen. Cuando el EGF activador celular se une a su específico receptor EGF de la superficie celular (EGFR), el receptor envía el mensaje a través de una compleja cascada de señales al núcleo en el centro de control de la célula. En el núcleo, el mensaje es traducido a las diferentes actividades celulares como la producción proteica y el incremento de la actividad genética y división celular.

Este gran activador celular está formado por dos moléculas de proteína fijadora y dos moléculas del citado factor, cuyas cadenas peptídicas disponen de hasta 53 aminoácidos, de donde surge la denominación del revolucionario FACTOR SKIN 53.

¿Por qué necesitamos los factores de crecimiento?

Estas sustancias naturales son producidas por las células de la piel para mantenerla sana. Su responsabilidad es la de apoyar la reparación de la piel dañada, lo que hace que los componentes proporcionen firmeza y elasticidad epidérmica y al mismo tiempo ayuden a mantener las funciones de protección.

No hay que confundirlos con hormonas de crecimiento. El envejecimiento y la piel dañada por los rayos ultravioletas requieren factores de crecimiento para poder regenerarse. Aunque las células en la piel envejecida producen menos factores de crecimiento que las células en la piel juvenil, estos niveles pueden ser compensados mediante el uso regular de productos cosméticos con una alta concentración de factores de crecimiento.

¿De dónde provienen los factores de crecimiento?

Los avances en biotecnología en la última década han creado múltiples fuentes de obtención de factores de crecimiento. Éstos pueden ser derivados de varias células humanas cultivadas en un laboratorio (células de la piel, células madre de la médula ósea,…), extraídas de la propia sangre o de otras fuentes naturales como los caracoles y algunas plantas. Todas las células pueden producir factores de crecimiento y la composición de la mezcla de factores de crecimiento que producen, es la ideal para su propia salud celular.

Por lo tanto, para mantener una salud de la piel óptima, los factores de crecimiento ideales son producidos por las mismas células epidérmicas, los fibroblastos, cuya función principal es la secreción de las fibras de elastina y de colágeno, así como de los glicosaminoglicanos que forman la matriz de apoyo de la dermis.  

Y… ¿realmente funcionan?

Numerosos estudios clínicos, llevados a cabo durante los últimos 15 años, han resaltado los beneficios de los productos compuestos por factores de crecimiento y aplicados tópicamente.

Se ha demostrado una clara mejora en la apariencia de líneas de expresión, arrugas, textura y decoloración. La mayoría de los estudios muestran una reducción visible de las patas de gallo, una mejora de la textura de la piel bajo los ojos y un aumento de la luminosidad general. En un estudio publicado en el 2016 y realizado en la Universidad de Kitasato en Japón, se demostró la eficacia de productos cosméticos que contenían EGF: los resultados manifestaron que la proliferación celular fue efectivamente incrementada utilizando productos cosméticos que contenían ciertas cantidades de EGF (5mg/100mL) (Yamamoto A, Ohno H, Kuroyanagi Y (2016) Evaluation of epidermal growth factor-incorporating skin care product in culture experiment using human fibroblasts. Open J Regen Med 5: 44–54).

Los parches SKIN FACTOR 53 proporcionan una eficaz combinación de EGF y ácido hialurónico con una fuerte acción antioxidante y están diseñados para proporcionar un efecto rápido y visual contra las arrugas y líneas de expresión. Se han realizado varios estudios clínicos que analizan la efectividad cosmética de los parches SKIN FACTOR 53 con resultados concretos que muestran su capacidad para mejorar la apariencia general de la piel.

¿Cuáles son los beneficios del EGF?

Los beneficios que aportan los factores de crecimiento epidérmico sobre nuestra piel son la estimulación, reparación y regeneración celular, así como la promoción de fibras de colágeno y elastina. Todo esto se traduce en una clara disminución de la apariencia de líneas de expresión y arrugas, una mejora de la textura y luminosidad de la piel, un aspecto más firme y uniforme, con una hidratación más duradera.

Con los parches FACTOR SKIN 53 se aplica tópicamente el mejor activador celular del que disponemos y que se encuentra en nuestro organismo, lo que hace que sea totalmente bioasimilable. Al aplicarlo sobre la piel, mediante la técnica más innovadora, es posible detener y ralentizar significativamente el proceso de envejecimiento cutáneo e incrementar la producción de elastina y colágeno de nuevo. Es por este motivo que los activadores celulares se consideran como la nueva revolución en el tratamiento cutáneo.

Es preferible que los cosméticos con factores de crecimiento epidérmico se utilicen por la noche, ya que es cuando la piel produce la mayor cantidad de colágeno y elastina y cuando el proceso de reparación celular es más significativo.

¿Por qué destaca SKIN FACTOR 53 entre otros productos con EGF en el mercado?

TNS Recovery Complex® es el primer cosmético tópico hecho casi en su totalidad de factor de crecimiento humano estabilizado (93.6%). Los factores de crecimiento se cosechan utilizando un proceso patentado que garantiza su estabilidad y actividad. Además, el proceso de formulación y fabricación de TNS Recovery Complex® mantiene la estabilidad de los factores de crecimiento activos. Múltiples estudios publicados en revistas científicas y conferencias han verificado la presencia de factores de crecimiento activos en TNS Recovery Complex®. Los antioxidantes y péptidos cuidadosamente seleccionados presentes en TNS Essential Serum® complementan los beneficios de los factores de crecimiento.

¿Quién debería usar los productos de SKIN FACTOR 53?

Los resultados clínicos demuestran que SKIN FACTOR 53 beneficia a cualquier persona con signos visibles de envejecimiento facial. Mientras que las mujeres con signos tempranos de envejecimiento pueden beneficiarse, las mejoras visibles más significativas en la piel se observan en mujeres con líneas de expresión y arrugas más maduras.

Posted on 15/02/2018 0 3947

Leave a CommentLeave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Blog archives

Blog categories

Latest Comments

No comments

Blog search

Next

No products

To be determined Shipping
0,00 € Total

Check out

DÉJANOS TU NÚMERO Y TE LLAMAMOS